B.C.S.

Qué es el “Día Cero” del agua

·         Investigador de la UABCS habla sobre este temible momento al que podrían enfrentarse diferentes regiones en un futuro próximo, incluido nuestro país y entidad federativa, si no se toman las medidas adecuadas

Aunque el concepto de “Día Cero” puede tener múltiples acepciones, actualmente se utiliza para asignar a los lugares que se van a quedar sin agua en un futuro próximo, ya sea por estrés hídrico, sobreexplotación o un mal manejo del recurso, por mencionar algunas de causas.

            De acuerdo con el MC. José Alejandro Ramos Rodríguez, Responsable de la Licenciatura en Gestión y Ciencias del Agua de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS), se prevé que un cuarto de los países pueda caer en Día Cero en los siguientes años.

Según refiere el investigador, quien actualmente funge como Responsable del Programa Institucional de Manejo Integral del Agua en la misma institución, uno de los ejemplos más claros es la ciudad del Cabo en Sudáfrica, que de 2015 a 2017 sufrió una sequía muy marcada.

Dicha localidad, que depende del agua captada de seis presas, llegó a tener estos diques a un 20% de su nivel y se decretó que para 2018 alcanzaría el Día Cero. Afortunadamente, sociedad y gobierno actuaron, y comenzaron a tomar iniciativas como destinar el recurso para lo más esencial, reduciendo incluso el agua que se destinaba para la agricultura.

Justamente en marzo de dicho año, un mes antes que se cumpliera el plazo estipulado, ya se estaban ahorrando aproximadamente 500 millones de agua al día para toda la zona, lo que permitió mover la fecha nuevamente, a lo cual favoreció también el hecho de que, para el mes de junio, se registraron buenas lluvias. Al día de hoy, el Día Cero se encuentra en estatus “indefinido”.

            Aunque la mayoría de los países con esta problemática se ubican en el Medio Oriente y África subsahariana, el Mtro. Ramos Rodríguez señala que en América las dos principales naciones son Chile, en el lugar 18, y México en el lugar 24. Lo anterior quiere decir que, de una lista mundial de 163, el nuestro se ubica dentro del top 24, lo cual resulta preocupante.

Hablando específicamente de la república mexicana, el estado con mayor estrés hídrico es Baja California Sur, a lo cual se suman otros factores que deben ser enfrentados en el corto plazo si no se quiere llegar al Día Cero.

El catedrático universitario indica que uno de los principales retos que enfrenta la entidad es que depende básicamente del agua subterránea y, de 39 acuíferos que existen en la media península, 37 están sobreexplotados.

Aunado a ello están los inconvenientes de intrusión salina, pues se tienen registros que varios acuíferos costeros ya tienen dificultades con el agua marina, ya sea porque está llegando o ya entró en alguno de sus cuerpos.

Por otra parte, Alejandro Ramos revela que se necesita mejorar la parte de la medición para poder determinar con exactitud cuánta agua se está perdiendo por fugas, pues tan sólo en la ciudad de La Paz, se calcula que ocurre entre un 40 y 70 %.

También está el problema de la aparición de algunos metales pesados en el vital líquido, que, si bien no están todavía en niveles críticos, ya implica que hay un efecto de toda la geología con el agua y podría empeorar en algunos casos.

Sobre todo, el investigador sugiere trabajar mucho en la parte de socialización del tema, es decir, que la gente conozca realmente a qué nos enfrentamos y pueda actuar en consecuencia.

Mencionó que, en la UABCS, este 2020 se creó un Plan Integral para el Manejo del Agua, que comprende ocho ejes principales, entre ellos la medición de consumo por edificios, mejora de instalaciones sanitarias, tratamiento de aguas residuales, cosecha de agua pluvial, infraestructura verde, entre otros.

 Asimismo, se trabaja en distintos mecanismos de concientización para el personal y estudiantado, pues es muy importante que la comunidad universitaria sea ejemplo y contribuya al cuidado de este recurso.

“Si realmente no queremos enfrentarnos al Día Cero, las y los ciudadanos debemos aprender a hacer un uso eficiente y estratégico del agua. No sólo está la mejora de instalaciones hidráulicas de sistema de agua potable y alcantarillado, también podemos aportar desde casa con la utilidad que cada uno le da al recurso, como la reparación de fugas menores y el no desperdicio”, puntualizó.

Categories: B.C.S., INFORMACIÓN, UABCS

Tagged as: ,