Cine

Joel Schumacher, un cineasta que defendía lo diferente

A los 80 años falleció víctima de cáncer el director estadunidense detrás de cintas como Batman Forever, El fantasma de la ópera y 8MM

Joel Schumacher, realizador neoyorquino asumido abiertamente homosexual y que defendió los derechos de cualquier ser humano, sin importar raza, religión o preferencia sexual, falleció el día de ayer derivado del cáncer que tuvo desde hace un año.

El creador detrás de cintas como 8MM, Tigerland, Batman Forever y Batman y Robin, vivió adelantado a su época y fue consciente desde joven del racismo y la homofobia que imperaba en la sociedad y que muchas veces se ponía de lado si de dinero se trataba.

Muchas veces me han preguntado si hay homofobia en Hollywood. Hay homofobia en todas partes, al igual que hay racismo, sexismo y antisemitismo, sin embargo, la diferencia en el mundo del espectáculo es que si puedes ganar dinero para ellos, deja de importarles lo que hagas. A ellos les tiene sin cuidado si te metes con búfalos en medio de la calle, incluso ellos te los pueden comprar con tal de que les sigas produciendo dinero”, expresó el realizador de madre sueca.

Schumacher, quien antes de trabajar en la industria del cine se dedicó al diseño de moda, inició su carrera en Hollywood a mediados de la década de los 70 dirigiendo un capítulo de la serie Virginia Hill, no obstante el reconocimiento le llegó en 1985 cuando dirigió El primer año del resto de nuestras vidas, en donde encabezó a aquel grupo de jóvenes promesas de Hollywood, como Rob Lowe, Emilio Estevez, Andrew McCarthy, Kiefer Sutherland y Molly Ringwald, por mencionar algunos, que se identificaron con el nombre de Brat Pack.

De ahí siguieron títulos como Los muchachos perdidos, Enlace mortal y Un día de furia, por la cual Schumacher fue nominado a la Palma de Oro en 1993, y Tiempo para matar. Algunas de las escenas surrealistas que plasmaba en su cine estuvieron relacionadas por los críticos cinematográficos al uso de las drogas.

Esas imágenes han sido atribuidas a mis días de drogas. Esa parte de mi vida está ya muy lejana y fue hace bastante tiempo. Eso fue parte de mi camino y cuando llegas a aceptar ser un drogadicto y un alcohólico, te das cuenta que todo se trata de ti”, expresó Schumacher.

Tras haber tomado la batuta en la dirección de Batman, tras la salida de Tim Burton, en 1995, Schumacher dirigió Batman Forever y fue objeto de críticas al haber dirigido en 1997 Batman & Robin, teniendo en los papeles, respectivamente, a George Clooney y Chris O’Donnell. Esto debido a que muchos calificaron la cinta con tendencia amorosa entre esos dos personajes y otros más criticaron el que el traje de Batman tuviera marcados los pezones.

Akiva Goldsman fue señalado por la ligereza, el humor y los juegos en Batman &Robin, sin embargo no es justo. Tomo completamente la responsabilidad. Claro que Akiva escribió el guion, pero la filmé y trabajé con él en la escritura, así que si no les gustó, échenle la culpa al director, pues para eso están nuestros nombres ahí”, explicó Schumacher.

En 2004 dirigió El fantasma de la ópera, cinta que obtuvo tres nominaciones al Oscar (Mejor Fotografía, Mejor Diseño de Producción y Mejor Canción Original). La cinta también logró una postulación al Globo de Oro.

El realizador neoyorquino además de trabajar en la dirección de largometrajes hizo lo propio en la música al dirigir algunos videos como el de Heaven Help de Lenny Kravitz, The End is the Beginning Is The End de los Smashing Pumpkins, así como el video Kiss From a Rose de Seal.

De lo más reciente que hizo como director fue en 2013 al haber rodado dos capítulos de House of Cards.

Anuncios

Categories: Cine, INFORMACIÓN, Películas

Tagged as: ,