Espectáculos

35 años después de Live Aid, organizador revela lo que sufrió tras el evento

Los conciertos de Live Aid realizados en Londres y Filadelfia recaudaron más de 100 millones de dólares

Los emblemáticos conciertos deLive Aid hace 35 años ayudaron a reducir el hambre en África y pusieron los reflectores en las naciones más pobres del mundo, pero no resultaron tan buenos para uno de sus organizadores principales.

El rockero irlandés Bob Geldof, que recibió premios y vítores por sacar adelante el evento transcontinental de 1985, dice que éste le pasó factura a su vida personal y su carrera.

Con Live Aid, Geldof pasó de ser el líder de los Boomtown Rats que cantaba ‘I Don’t Like Mondays’ a ser algo más divino.

Me convertí en el Santo Bob», dijo en una entrevista con The Associated Press.

La gloria que vino con su trabajo caritativo no lo hacía feliz.

La odiaba. Se volvió imposible», dijo Geldof.

Por un tiempo estuve desorientado. No tenía mucho dinero en ese entonces. Afectó por completo mi vida privada. Probablemente terminó costándome mi matrimonio».

Todo comenzó con Band Aid, un grupo de estrellas del Reino Unido creado por Geldof y el músico Midge Ure que incluyó a Bono, Phil Collins, George Michael y muchos otros en el sencillo de 1984 ‘Do They Know It’s Christmas?’, cuyas ganancias se destinaron a aliviar el hambre en Etiopía.

Geldof entonces apareció en la versión estadounidense `We Are the World’, en 1985. Más tarde ayudó a organizar Live Aid, el evento televisivo global más ambicioso hasta la fecha.

De pronto se vio a sí mismo como una celebridad poco probable.

«No era por mi excelencia musical superior, como Elvis o los Beatles», dijo.

«Millones de personas me convirtieron en el hombre del momento».

Los conciertos de Live Aid realizados en Londres y Filadelfia recaudaron más de 100 millones de dólares. Incluyeron actuaciones de Queen, U2, Led Zeppelin, Madonna y docenas de otras estrellas.

Veinte años después, Geldof presentó los conciertos Live 8 y consiguió que los países industrializados se comprometieran a incrementar la ayuda a África en 25.000 millones de dólares.

Mientras su altruismo ayudó a hacer del mundo un lugar mejor, él ya no pudo seguir haciendo lo que más amaba: música.

No me permitieron volver a mi trabajo. Soy un cantante pop, así es literalmente como hago dinero. Me levanto por la mañana y, si estoy de humor, trato de escribir canciones, trato de ensayar», dijo Geldof.

«Y no podía. Nadie estaba interesado ya. El Santo Bob, como me llamaban, no podía seguir haciendo eso porque era algo insignificante y carente de significado. Estaba perdido».

Geldof está contento de que él y sus colegas pudieran realizar los conciertos benéficos entonces, porque no cree que el mundo sea el mismo hoy que cuando se hizo Live Aid o siquiera Live 8.

«Era el final de esa era política de cooperación y consenso y compromiso. ¿Sucedería eso hoy? No. Sólo tienes que ver a los payasos que gobiernan el planeta para entender que eso no podrá pasar de nuevo», dijo Geldof.

A principios de este año, Geldof finalmente volvió a la música y lanzó un nuevo álbum con los Boomtown Rats, ‘Citizens of Boomtown’, su primero desde ‘In the Long Grass’ de 1984.

Treinta y cinco años después de Live Aid, mantiene la humildad sobre sus logros y se enorgullece de haber seguido la tradición de otros músicos activistas como Woody Guthrie, a quien cita como una de las principales influencias de los Boomtown Rats, una banda que comenzó en una de las épocas más tumultuosas de Irlanda.

Grabamos una serie de canciones que se convirtieron en éxitos, lo cual por supuesto ayudó a cambiar un poquito al país. Ayudó a cambiar la música. Y entonces a través de Band Aid y Live Aid ayudamos a cambiar un poquito al mundo, y paramos».