Cine

José María Yazpik debuta como director con ‘Polvo’

La ópera prima del actor mexicano es una inteligente e hilarante comedia de personajes entrañables

En esta ocasión, el actor mexicano José María Yazpik llega  a las salas de cine como director  presenta su ópera prima titulada Polvo, la cual se encuentra en la competencia a mejor largometraje de ficción.

El debut como director de Yazpik no es solo una especie de homenaje a San Ignacio, el pueblo de Baja California Sur de donde es la familia del realizador, también es una forma hilarante y audaz de mirar desde otra perspectiva los terribles roces que la maquinaría del narcotráfico desata en la sociedad.

Dejar en claro que no se trata de una película del narco, ni de sus capos, ni de sus rivalidades. Esta historia toma como punto de partida un siniestro relacionado con el tráfico de la droga para, a partir de ello, hablar de la vulnerabilidad de los seres humanos.

La premisa es que a mediados de la década de los años 80, una avioneta cargada de cocaína que tenía como destino Miami, debe cambiar el rumbo y se desploma en medio del pueblo dejando regados por todos lados paquetes del polvo blanco. El Chato, personaje principal interpretado por Yazpik, se ve obligado a regresar a sus orígenes para recuperar la mercancía y salvar su pellejo y, prácticamente, la vida de su familia y el resto de los habitantes.

El guión, firmado por Yazpik y por el dramaturgo Alejandro Ricaño, conjunta un humor alejado del pastelazo o la risa fácil, para instalarse en las situaciones y las relaciones cotidianas de este pueblo que encarna la inocencia y la ingenuidad. Es el regreso del hijo pródigo. Otro de los grandes aciertos de la cinta es la configuración del grupo de actores. Encabezados por el propio Yazpik, este elenco entrega personajes entrañables que si bien están delineados ligeramente desde la caricatura, nunca resultan ofensivos o forzados.

Como ya es costumbre, Mariana Treviño se luce en la pantalla. Explota su capacidad natural para la comedia entregando siempre un personaje tridimensional, complejo y sustentado. Otro disfrute es la presencia de Adrián Vázquez, un titán de la escena teatral -ya sea como director, dramaturgo o actor- y que en esta ocasión completa la triada.

El debut de Yazpik es audaz e inteligente. Se perciben pocos gramos de pretensión y si mucha alma. Un honroso primer trabajo como director de un actor.

Anuncios

Categorías:Cine, Espectáculos, INFORMACIÓN

Tagged as: ,