Espectáculos

TODO LO QUE NO ME HA MATADO, ME HA HECHO MÁS FUERTE: ALEJANDRA GUZMÁN

La cantante asegura que jamás hablará mal de su hija y siempre estará cuando la necesite

Pese a los duros golpes que la vida le ha dado en cuestiones de salud y problemas con su hija Frida Sofía, la cantante mexicana Alejandra Guzmán asegura que la vida es bella y que todo aquello que no la ha matado, la ha fortalecido.

“Me ayuda un poder superior, tengo un ejército de ángeles a mi lado. Siempre rezo y agradezco, pues es lo que me tiene tranquila. Cada día que me levanto, trato de hacer un repaso de todos mis defectos de carácter, trato de no acercarme al alcohol ni a quienes no son mis amigos o a las drogas”, expresó.

“Tengo muchas cosas de qué agarrarme. La vida es muy bella y si no me he muerto es porque allá arriba me quieren mucho, porque bajo las condiciones en las que estuve, es muy raro que una gente sobreviva a cuatro bacterias, a 30 operaciones, a mutilaciones de toda mi espalda y de todo lo que los demás no ven. Todo lo que no me ha matado, me ha hecho más fuerte”, resaltó la rockera.

Luego de las diferencias que ha tenido con su hija en los últimos meses, dijo que le desea lo mejor en su carrera musical y consideró que tiene todo para llegar mucho más allá arriba que ella.

“Tiene un oído absoluto, sabe tocar el piano. Me da gusto que haga lo que quiera, que logre, que tenga sus éxitos y su carrera, que forme todo lo que cualquier persona sueña con hacer como individuo”.

“No sé sí esté haciéndolo bien o no, pero veo un reflejo de mí. Es mi hija, es mi sangre. ¡Cómo no lo hizo antes!”, comentó en conferencia con motivo de la presentación de su más reciente disco.

La rebeldía que hoy tiene Frida Sofía, dice, ella misma la tuvo. De ahí la creación del tema Bye, mamá, pues buscaba su propia identidad luego de ser hija de dos grandes famosos como Silvia Pinal y Enrique Guzmán.

“Le deseo que sea feliz, que encuentre lo que le haga feliz en la vida. Que encuentre amor, quién la ame, que la respeten y halle a quién le dé su lugar, porque eso es lo que cualquier mujer quiere”.

Aclaró que siempre ha estado presente en la vida de su hija y siempre la ha tenido como prioridad, así como ha impulsado su educación, pues Frida tiene dos carreras en Estados Unidos, país en el que radica luego de haber sufrido dos intentos de secuestro en México.

“Nunca dejé de ir, de visitarla, de estar con ella cuando estaba enferma y también ella tomó la decisión de seguir viviendo en Miami porque no quiere regresar a México por la incertidumbre con la que vivimos. Acaban de robarme mi casa y a diario estamos expuestos al peligro”.

Alejandra Guzmán resaltó que su madre le enseñó a trabajar y es lo mismo que quiere enseñarle a Frida Sofía, pues no cualquiera sabe lo que cuesta llegar al éxito.

“Las madres que sacrifican un tiempo tan valioso con sus hijos es para darles de comer. Ella vive en un departamento que le di con todo el amor que le tengo y espero que cuando quiera acercarse, sabe que aquí estoy. Si ella me quiere pedir ayuda porque necesita una terapia, lo voy a hacer”.

La intérprete de temas como Hacer el amor con otro y Mala hierba reiteró que no tuvo nada qué ver con el exnovio de su hija, pues de haber sucedido, no estaría tan tranquila.

“Estoy en paz, soy honesta. Siempre les he enseñado quién soy, no me escondo ni miento, ni tengo amoríos con la gente. Si me corrieron del grupo con Kenny fue porque le dije que me tiraba la onda su marido, ¿tú crees que le voy a hacer eso a mi hija? Eso no está en mí, no me cabe, es totalmente falso”.

Lo que más quiere ahora, dice, es acercarse a Frida, abrazarla, perdonarla y que ella la perdone de muchas cosas. “No hay nada que no se pueda arreglar ni nada que me haga sentir que no me la merezco. Qué bueno que ven lo que soy capaz de hacer con todo y el corazón herido”.

Para cerrar el tema, la cantante fue tajante: “Todos hemos pasado por un mal momento, por una discusión. Luego regresas, le pides perdón a tu mamá y no pasa nada. Yo voy a estar siempre para Frida, nunca hablaré mal de ella, nunca hablaré mal de mi sangre, jamás”.

Guzmán presentó su más reciente disco en vivo titulado Live at the Roxy, que contiene clásicos en español de intérpretes como Charly García, Miguel Ríos, Alex Lora, Maná, Soda Stereo, Caifanes, Radio Futura y Café Tacvba, entre otros. Además de dos inéditos, entre ellos, La vida sigue, dedicada a su hija.

“Son éxitos de rock and roll y con los que crecí. Conocí a algunos de los cantantes. Es un homenaje al género cuando yo no sabía que tendría un lugar en la música”, explicó sobre el álbum producido por Sebastián Krys y coproducido por Juan de Dios Martín.

Resaltó que su disco es muy divertido porque se quita un poco a Alejandra Guzmán y vuelve a ser Gabriela (su primer nombre), la rockera y la locochona, esencia que no ha perdido, porque sigue siendo la misma.

“Vuelvo a mis raíces, a mi look con mi pelo corto y sin pelucas, sin nada que ya no es mío porque creo que ya no me parecía a mí misma. Sigo soñando, sigo yendo a mis clases de ballet, sigo apuntando mi pierna, aunque me cueste más trabajo por las dos prótesis que tengo”.

Dice que lo hace para reconectarse por dentro, pues cree que el poder de su mente puede más como también el del arte, no obstante lo que digan los doctores.

“Poco a poco trato de evolucionar y de concentrar toda la sabiduría que desde los seis años estudio. Toda la disciplina vuelve, todas las cosas que uno tiene, son de las que el cuerpo no se olvida”.

Con más de tres décadas de trayectoria artística, “La Guzmán” considera que escogió bien su carrera porque no le ha ido mal. Asimismo, ha procurado tener los pies sobre la tierra, “he sido humilde y honesta”, dice.

 

Categorías:Espectáculos, INFORMACIÓN

Tagged as: