Espectáculos

LADY DI, LA PRINCESA QUE NO FUE FELIZ PARA SIEMPRE

A 22 años de su muerte, #PrincesaDiana se mantiene viva en la memoria de la gente

Diana Frances Spencer, mejor conocida como Lady Di, convertida en una leyenda de la cultura popular a partir de su muerte ocurrida el 31 de agosto de 1997, fue una mujer altruista, humana, carismática que revolucionó los protocolos y tradiciones de la Corona británica, aunque esto no le permitió ser la princesa feliz como podría haberse esperado.

La popularidad de Diana, quien sigue viva en la memoria de la gente, llegó en 1977, cuando comenzó a tratar a Carlos de Gales, quien era el primero en la línea de sucesión al trono británico.

Cuatro años más tarde, el 24 de febrero de 1981, Diana y Carlos anunciaron su compromiso y la noticia resultó atractiva para la prensa y la gente en general, pues la unión de quien entonces era una maestra de kínder y el sucesor a la corona marcaron un hito en la historia de la realeza.

En el documental Diana: In her own words, lanzado en 2017, y estructurado a partir de una serie de entrevistas que un amigo cercano le hizo a la princesa para el periodista Andrew Morton, es ella misma quien narra los detalles de su vida antes y después de comprometerse con Carlos.

“Recuerdo muy bien el compromiso oficial, recuerdo estar muy emocionada, llevaba un vestido negro de Emmanuel, pensé que estaba bien porque las chicas de mi edad llevaban vestidos así, no me planteé que en aquel momento me veían como una dama real, aunque sólo llevaba un anillo y no dos”.

Desde ese instante hasta su fatídica muerte registrada luego de ser perseguida por una ola de fotógrafos en el Puente del Alma, localizado en París, Francia, la vida de la princesa Diana estuvo envuelta por el escándalo y la curiosidad de los medios de comunicación, lo que la llevó a ser también la mujer más retratada del mundo.

Primeros indicios de violencia y engaño

El enlace matrimonial de la pareja se efectuó el 29 de julio de 1981 en la catedral anglicana de Sant Paul, en Londres, donde más de tres mil personas se congregaron y cerca de 750 mil espectadores siguieron la ceremonia por televisión.

Sin embargo, ese día tan importante para Diana se vio ensombrecido por una serie de conflictos que le auguraban un futuro poco alentador durante su matrimonio; desórdenes alimenticios propiciados por los comentarios que Carlos hacía sobre su apariencia física y la relación hostil que mantuvo con Camilla Rosemary Shand -más tarde Camilla Parker Bowles-, mejor amiga del heredero al trono.

“Empecé a sufrir bulimia la semana después de habernos comprometido, Carlos me tomó por la cintura y me dijo: ‘Tienes un gordo por aquí’. Aquello provocó algo en mi interior, recuerdo la primera vez que vomité a propósito, estaba emocionada, pensé que era una forma de liberar tensiones”, relató la misma Diana, lo cual aparece en Diana: In her own words.

En dicho documental producido por National Geographic se reveló en una narración de la princesa Diana la infidelidad que cometió Carlos de Gales con Camilla.

“En nuestra luna de miel abrimos nuestras agendas para discutir sobre varias cosas, se le cayeron dos fotos de Camilla: él se puso unas mancuernillas con dos ‘C’ entrelazadas, como el logo de Chanel, le dije: ‘¿Te las regaló Camilla?’, y me dijo que era el regalo de una amiga, desde entonces todo eran celos”.

Pero aquellos episodios de engaño y una aparente infelicidad motivaron la labor altruista de Diana, quien comenzó a apoyar causas humanitarias como la pobreza infantil en África, además de involucrarse en la ayuda para la investigación de padecimientos como el sida, personas con adicciones y lepra.

El nacimiento de Guillermo y Enrique

En 1982, Diana y Carlos tuvieron a su primogénito, el príncipe Guillermo, duque de Cambridge; para 1984 nació su segundo hijo, el príncipe Enrique, duque de Sussex. Diana se preocupó por que ambos tuvieran una vida lo más apegada a personas que no gozaban del estatus que ellos tenían, razón por la que los sumó a distintas causas humanitarias.

Aun cuando su matrimonio pintaba aparentemente “bien”, la separación de la princesa de Gales y Carlos llegó ocho años después del nacimiento de Enrique; sin embargo, el divorcio se anunció de manera oficial el 28 de agosto de 1996. Tras esto, Diana perdió el título de Su Alteza Real, el cual le fue concedido cuando se casó.

En junio de 1994, Lady Di, como se le conocía, acudió a una ceremonia de la revista Vanity Fair. Ese día lució un vestido de la diseñadora griega Christina Stambolian, con el que rompió los protocolos de la realeza, pues llevaba los hombros y rodillas descubiertos.

Ese mismo día, el heredero al trono británico confirmó su relación con Camilla, admitiendo que le fue fiel a Diana hasta que se dio cuenta de que su matrimonio estaba completamente roto.

Un funeral único para una persona única

El 31 de agosto de 1997, Diana sufrió un aparatoso accidente automovilístico que le arrebató la vida. El suceso ocurrió en el Puente del Alma, localizado en París; la princesa estaba acompañada por el multimillonario empresario egipcio Dodi Al-Fayed y su guardaespaldas, además del chofer Henri Paul.

Dos años más tarde, en 1999, se responsabilizó del accidente a Henri Paul, quien también perdió la vida en el percance, ya que esa noche había ingerido alcohol y antidepresivos que le hicieron perder el control luego de la persecución de los paparazzis.

El funeral de Lady Di no se realizó bajo ningún protocolo establecido por la realeza británica, pues en teoría ella ya no pertenecía y no existía algo para esa situación. Sin embargo, la controversia y la esfera pública obligaron a la Corona británica a realizar un funeral digno de Diana de Gales: “Un funeral único, para una persona única”, dijo el portavoz 24 horas después del funesto suceso.

La polémica permaneció en torno a Diana, pues se murmuró durante mucho tiempo que al momento del percance, ella estaba embarazada y que su deceso ocurrió porque no contaba con el cinturón de seguridad al momento del impacto.

Durante el funeral, el cantante y amigo personal de ella, Elton John, cantó el tema Goodbye england’s rose (Candle in the wind), convirtiéndose en el número uno de las 100 Canciones más Populares dentro de la lista Billboard.

Anuncios

Categorías:Espectáculos, INFORMACIÓN, Royal

Tagged as: ,