Royal

Últimos ensayos: Naruhito practica su primera audiencia con el Parlamento de Japón

Akihito de Japón vive sus últimas 48 horas como emperador de la dinastía del crisantemo. Esta misma semana, él y su esposa, Michiko, protagonizaban su último acto público en plena cuenta atrás para la abdicación, que tendrá lugar este martes y será formada por una sucesión de rituales de gran tradición. Un día después de que esa renuncia al trono sea efectiva, su hijo Naruhito tomará el testigo y será entronizado en una ceremonia histórica. Cabe recordar que el trono que heredará ha vivido, por primera vez en 200 años, la abdicación de un emperador nipón.

La dinastía japonesa es la más antigua del mundo y, como tal, cuenta con un protocolo estricto a la hora de realizar este tipo de ceremoniales. No es de extrañar entonces que tanto la Familia Imperial como el propio Parlamento lleven tiempo ensayando todos y cada uno de los movimientos y de los rituales a fin de que el gran día todo salga perfecto. Es precisamente lo que ha hecho el heredero quien, según la prensa de su país, esta semana ha estado practicando su primera audiencia delante de algunos de los representantes del ejecutivo nipón, una ponencia que tendrá lugar un día después de que su padre renuncie oficialmente al trono.

Tal y como refieren los citados medios, de los que se ha hecho eco Monarquía confidencial, al ensayo del ritual que se llevará a cabo el próximo 1 de mayo acudió también la esposa de Naruhito, Masako, quien no quiso perderse este acto previo a la verdadera prueba de fuego del futuro emperador, que llegará el miércoles. Ese día se celebrará la ceremonia Kenji-to-Shokei-no-gi. En ella no estará presente la nuera de Akihito ni tampoco ninguna mujer de la Familia imperial nipona. Y es que, según la tradición que reza en la Ley de la Casa Imperial, sólo los varones adultos podrán participar en estos ritos de sucesión. Ni las mujeres ni los hombres menores de edad. Con todo, el próximo miércoles solo veremos a una mujer en esta ceremonia milenaria: Satsuki Katayama, diputada de 59 años que en la actualidad forma parte del Gobierno japonés.

En el acto, el príncipe Naruhito recibirá las tres insignias o tesoros sagrados del poder imperial representados en una espada, un espejo y una joya. Los tres simbolizan los valores que se presuponen en un emperador: valor, sabiduría y benevolencia. Tras la ceremonia, dará comienzo la nueva era imperial, Reiwa, que significa armonía y que viene a sustituir a la anterior, Heisei -cuyo significado es la consecución de la paz-. Poco después, durante el Shokuigo-Chocken-no-gi, Masako hará su primera aparición pública como emperatriz consorte y será entonces cuando su marido, Naruhito, realice su primera audiencia, de apenas diez minutos, en la que tendrá la primera toma de contacto con más de 300 representantes del poder legislativo, ejecutivo y judicial. Precisamente este momento es el que ensayó el heredero esta misma semana ante la orgullosa mirada de su esposa.

En total, Naruhito participará en cerca de una veintena de actos relacionados con su subida al trono de crisantemo. No todos ellos tendrán lugar entre el martes y el miércoles de la semana que viene, sino que varias de las ceremonias se llevarán a cabo el 4 de mayo -cuando la pareja se dirigirá a sus súbditos- y el 22 de octubre -cuando se inaugurará la nueva era imperial y se celebrará la solemne ceremonia de entronización en el salón de audiencias y Naruhito saludará a los ciudadanos durante un paseo en coche-.

Anuncios

Categorías:Royal

Tagged as: