Gloria Trevi dividida para dos

Gloria Trevi ahora tiene uno de los trabajos más difíciles a los que se ha enfrentado: hacer entender a sus hijos que la tienen que compartir con el público. Ya que ahora Ángel Gabriel Gómez de 16 años y Miguel Armando Gómez de 13, requieren más de su compañía y su tiempo.

“Me tengo que dividir entre mis seguidores y mi familia, cuando me casé con Armando, le dije que tomara en cuenta que se unía conmigo y con mi público. Ahora los que han tenido que entender eso son mis hijos, con ellos me cuesta más trabajo, Ángel Gabriel y Miguel Armando me preguntan que por qué quiero más a mis fans más, y les tengo que explicar que ellos me ayudan a comprar sus juguetes y a pagar su educación. Para mí, el público es como el papá de mis niños.

No sólo en el medio artístico se da que los retoños quieran seguir el paso de los padres, en cualquier profesión puede suceder. La cantante considera que como padre es un volado, ya que nos podemos volver una sombra positiva o negativa.

“A los dos les gusta el arte, el mayor está muy metido en la música, le gusta cantar, producir, componer y está realizando sus propias cosas, quiere plasmar su camino. Para cualquier hijo que quiera seguir los pasos de alguno de sus padres, le puede pasar cosas tanto positivas como negativas, según sus progenitores, pero estoy segura que el trabajo depende de uno mismo y se debe tener disciplina, amor y pasión.

Por ahora la residencia de la cantante se encuentra en Miami, y las veces que visita la Ciudad de México, cambia las lujosas habitaciones que le ofrecen para quedarse en la casa de su amigo y empresario Sergio Gabriel. Esto desmiente los rumores de algunos medios de que es una mujer exigente y caprichosa. Lo que sí acepta es que por cuestiones de logística y por la situación del país, su staff le pone seguridad.

A esa familia la amo mucho, no estaba enterada que me llamaban mamona o exigente, es la primera vez que tengo noticias de eso. Cuando voy a lugares públicos tengo un equipo de seguridad y hay cierta exigencia, pero la organización así es.

La compositora ha sabido llevar la fiesta en paz, a pesar de tener algunos problemas legales con la periodista de espectáculos Pati Chapoy, ha sabido perdonar a los que en algún momento intentaron hablar mal de ella o difamarla.

Algunos periodistas que me atacaron ahora los considero mis amigos, se han retractado de lo que han dicho y les tengo cariño. El tiempo ha jugado a mi favor, y han dicho la verdad, yo simplemente he tenido paciencia y la gente que me odia es como la canción, …todos me miran y al final me amarán….

Sobre la separación con su esposo Armando Gómez, la artista prefirió desviar el tema, ya que está convencida de que sin importar lo que ella diga, algunos medios de comunicación lo van a utilizar en su contra, por ahora lo único que la tiene concentrada es su sencillo Me lloras.

Cambiando al tema de los shows, varios cantantes ya no pueden abarrotar recintos, necesitan juntarse varios para poder llenarlos. Ella se ha mantenido al margen como una de las consentidas de la gente y a podido presentarse sin nadie, atributa esto a su equipo.

No lo hago sola, lo hago con mucha gente, con amigos, bailarines, músicos, productores y diseñadores. De verdad fue complicado porque empecé de cero, tenía que ser una explosión. Poco a poco se han sumado compañeros a estos espectáculos. Y ahora que ya ahorré y tengo mi cochinito, puedo contratar a los mejores para tener la mejor producción en general, finalizó Gloria Trevi.