Busca corona con cuentos

El invierno se adelantó con los Emmy: es Game of Thrones que vuel­ve a la competencia con ga­nas de arrasar, aunque The Handmaid’s Tale no está dis­puesta a ceder terreno.

Basada en la novela de Margaret Atwood El cuento de la criada, la serie sobre un ré­gimen teocrático en el que la mujer está sometida a su pa­pel reproductor captura en la pantalla la atención de Esta­dos Unidos, mientras en las calles defensores de los de­rechos femeninos protestan tras la reciente nominación de un juez ultraconservador a la Corte Suprema por parte del presidente Donald Trump.

The Handmaid’s Tale (Hulu) recibió 20 nominacio­nes y ya concretó tres estatui­llas, incluida la de Mejor Actriz Invitada para Samira Wiley, en un evento de premiación de los Emmy previo a la gala de mañana en Los Ángeles, donde se darán a conocer las principales categorías.

“Pienso que ganará The Handmaid’s Tale por el mo­mento que vivimos, aborda muchas preocupaciones que la gente tiene ahora, creo que será su año”, afirmó Tim Gray, editor senior de Variety.

El sitio de predicciones Gold Derby coincide. No sólo la da ganadora por segundo año consecutivo del mayor premio de la noche, Mejor Se­rie Dramática, sino que colo­ca a su protagonista, Elisabeth Moss, revalidando su título de mejor actriz y en otras dos categorías.

Game of Thrones (HBO) no participó en la última edición de los Emmy porque su sép­tima temporada se estrenó en julio de 2017, después de que cerrara el plazo de postula­ciones para los considerados Oscar de la televisión.

La serie de fantasía me­dieval sobre familias nobles en disputa por el control de los Siete Reinos llega a la ce­remonia de mañana con cua­tro estatuillas de esta edición, incluidas las de Mejor Diseño de Vestuario, Efectos Espe­ciales y Música. Algunos es­pecialistas coinciden en que no ganará en las categorías de actuación, dirección y guión.

No obstante, a Game of Thrones la avala un pa­sado brillante. Es ya el programa de ficción más galar­donado en la historia de estos premios.

Se disputan además el premio a Mejor Drama la serie de espías durante la Guerra Fría The Americans; la emi­sión sobre la monarquía bri­tánica, The Crown; la atrevida Stranger Things, el drama fa­miliar This Is Us y el western de ciencia ficción, Westworld.

Sin Veep en competencia, Atlanta luce como candida­ta para llevarse la estatuilla a mejor comedia.

Los Emmy dieron además la bienvenida a ganadores del Oscar, como la actriz españo­la Penélope Cruz, con opcio­nes de triunfo, y el compositor y músico John Legend, que el fin de semana pasado entró en la élite del EGOT —como se llama a quienes tienen al menos un Emmy (televisión), un Grammy (música), un Os­car (cine) y un Tony (teatro)— por su papel en el musical de NBC Jesus Christ Superstar Live in Concert, que ganó cin­co estatuillas.

Los coproductores Andrew Lloyd Webber y Tim Rice tam­bién se unieron a este club.

Entre los nominados tam­bién está Antonio Banderas y el venezolano Edgar Ramírez, quien junto a Cruz y al puerto­rriqueño Ricky Martin fueron nominados por El asesinato de Gianni Versace: American Crime Story, que gira en tor­no al asesinato del diseñador Gianni Versace, y que ya suma cuatro premios técnicos.

El venezolano interpreta al diseñador asesinado por Andrew Cunanan, encarna­do por Darren Criss, también nominado.