Maite Perroni, entre romance y estrellas

A lo largo de los años la ac­triz y cantante Maite Perroni se ha enfocado en trabajar y de paso demostrar que no sólo es la exintegrante de la agrupación juvenil RBD, que la posicionó en el pa­norama de la música y el entretenimiento.

A 15 años de distancia, Maite se siente satisfecha con lo que ha logrado en los distintos ámbitos en los que se ha desarrollado y se dice emocionada al haber tenido la oportunidad de protagoni­zar la comedia cinematográ­fica Dibujando el cielo, ópera prima de Ana Laura Calderón en la que comparte créditos con Christian Vázquez e Iván Sánchez.

“Desde que lo leí (el guión) me pareció interesante y muy cercano a las mujeres de hoy de lo que vivimos día a día y por eso inmedia­tamente me sumé al proyecto con la ilusión de poder empezar un nuevo rumbo como actriz.

He tenido la fortuna de hacer distintos proyectos, creo que he tenido la bendición de hacer músi­ca, televisión, teatro y empe­zar ahora esta carrera en cine, porque como actriz también tengo retos, deseo hacer otras cosas, quiero quitarme este­reotipos y poder tener un abanico de posibilidades en mi día a día, como profesio­nal”, expresó Maite Perroni.

La actriz recibió la invita­ción del productor Chris Hool y de la cineasta debutante Ana Laura Calde­rón para sumar­se a Dibujando el cielo, cinta que se rodó durante cin­co semanas en la Ciudad de Méxi­co y en Cholula, Puebla, donde se aprovechó el Ob­servatorio Astrofísico Na­cional de Tonantzintla para contar la historia.

En esta cinta, la actriz de 35 años interpreta a Sofía, una astrofísica mecánica que se encuentra confundida y estancada emocionalmen­te al no saber el rumbo que debe tomar en su vida. Su vida amorosa es nula, su re­lación familiar es distante y su carrera se encuentra en un bache al no poder concretar un proyecto que puede ha­cerle perder su beca. Des­pués de un accidente conoce a Raúl (Iván Sánchez) y él es, en cierta forma, el detonante que la sacude y ayuda a tomar decisiones, sumando a esto la presencia de Gerardo (Chris­tian Vázquez), el jefe de Sofía.

“Me molestaba que en muchas de las películas que veía, las mujeres protago­nistas no tenían ningún tipo de profesión. Me molestaba porque, claro, vivían en un súper loft en Polanco o fren­te al Bosque de Chapultepec y no sabías ni a qué se dedi­caban. Cuesta un montón es­tudiar, abrirte un campo en tu profesión y no se vale que el cine en nuestro país refleje a mujeres que no hacen nada. Conocí a una astrofísica, es­pecialista en mecánica celes­te, y me pareció una profesión maravillosa. Cuando se lo co­menté a Chris (Hool), me dijo que estaba perfecto porque esa profesión estaba relacio­nada con el cielo, que sigue siendo romántico, mágico y que el cielo siempre se presta para soñar. Así fue como sur­gió esta idea”, comentó Ana Laura Calderón.

Es la primera vez que Iván Sánchez El gallego se involu­cra en un filme de comedia.

“Nunca había hecho una comedia romántica y creo que era el momento, porque la historia es bien bonita, ha­bla de una mujer chingona, inteligente, con un gran fu­turo que tiene un embrollo personal que debe deshacer. Mi personaje entra para ayu­darle a salir adelante y ser una mujer completa”, acotó.