Terry Gilliam pudo dirigir secuela de Alien, ¿por qué no lo hizo?

Terry Gilliam es uno de los directores más importantes de los últimos tiempos, no sólo por la calidad y originalidad de sus películas, sino por los grandes desafíos que ha enfrentado a lo largo de su trayectoria. Hubo un tiempo en que estas características llamaron la atención de Fox, que lo consideró para una secuela de Alien. Así lo reveló el propio cineasta en entrevista con Roger Ebert.

“Me ofrecieron una secuela de Alien porque era popular en aquella época, como resultado de Time Bandits y Fisher King, pero no quiero hacer películas como esa. Son trabajos de fábrica, el trabajar para un estudio. Mi último trabajo de fábrica fue en la planta de ensamble de Chevrolet en Los Ángeles durante mi primer año de la universidad. Turno nocturno. Nunca más”.

Aunque el director no especifica qué película habría dirigido, la época del ofrecimiento nos permite deducir que habría sido Aliens. En caso haberse concretado su incorporación, habría cambiado para siempre el destino de la franquicia, recordando que el filme original fue concebido como un proyecto de serie B y fue James Cameron quien cambió radicalmente el concepto con su blockbuster.

Sobre la historia, Terry Gilliam asegura que “Alien es sólo un tren fantasma donde algo salta y no sabes quién morirá a continuación. Cuando vi la primera, sólo decía ‘mátalos a todos y termina con esto’, porque sabes que todos morirán en el camino. Al final, Sigourney Weaver, quien ha sido establecida como una dura oficial militar, termina corriendo en ropa interior para encontrar a su gato. Por favor”.

El creativo también reconoce que la película “tiene grandes momentos. Pero la escena que nunca debió aparecer en la cinta es la del final con el monstruo en la cámara de aire. Ves al extraterrestre y es sólo un hombre en traje de goma. Hasta ese momento, sólo vimos fragmentos del monstruo y parecía ser enorme y aterrador. Fue muy astuto. Era como en Tiburón. Le dije a Ridley, ‘no quieres esa escena final del alien. Córtalo’”.

Al final, no pasó mucho tiempo para que Terry Gilliam incursionara en la ciencia ficción, aunque con propuestas muy diferentes. Primero con Brasil (Brazil) y diez años después con Doce monos (Twelve Monkeys). Aunque ambas alcanzaron el estatus de culto entre los amantes del género, siempre nos quedará la duda sobre cómo habría sido la secuela Alien bajo sus órdenes.