Verónica Toussaint: ‘Es un gran regalo’

Desde su nominación, la ac­triz Verónica Toussaint deseó llevarse a casa el premio Ariel en la categoría de Mejor Coac­tuación Femenina por su per­sonaje de Flor en la película Oso polar, dirigida por Marce­lo Tobar. Sin embargo, no pre­sintió que sería la ganadora en esta 60 entrega realizada la noche del martes en el Pala­cio de Bellas Artes.

Ahora que lo tiene en sus manos, está en un proce­so de asimilar el significado que tiene un galardón de esta magnitud en su trayectoria de 18 años en el mundo de la actuación.

“No entiendo aún el peso del Ariel, sé que es el premio más importante del cine en México. ¿Qué significará en mi carrera? No lo sé, no importa. Ya el que Oso polar me haya dado ese premio y yo me haya parado en Bellas Artes, me hayan aplaudido y reconoci­do mi trabajo en esa pelícu­la, es un gran regalo”, afirmó Toussaint en entrevista con Excélsior.

La conductora del progra­ma ¡Qué importa!, de Imagen Televisión, fue la primera re­conocida de la noche, lo cual la tomó por sorpresa.

Tras desfilar por una lar­ga alfombra roja y con los pies hinchados, al llegar a su asiento descansó un mo­mento sus tacones hasta que escuchó que la categoría in­mediata, era la suya.

“No vi el programa de mano, si lo hubiera hecho sa­bría que era la primera. ¡No encontraba los tacones bajo mi vestido y luego se me ha­bian hinchado los pies y no me entraban!”, reveló divertida.

La apertura del sobre fue­ron segundos de suspenso y en su cabeza, esperó escuchar su nombre… y así fue.

“¡¿Qué, cómo?! En ese mo­mento todo empezó en cáma­ra lenta y al mismo tiempo no entiendes nada. Mi novio me jaló para darle un beso y Da­niel Giménez Cacho me dijo: ‘¡Felicidades!’. Yo pensé: ‘¡Sabe quién soy!

“Dicen que el aplauso es­tuvo muy bueno. Yo no oía nada. Cuando me subí, giré y vi el Palacio, con la gente, no podía respirar. No podía tragar saliva y tenía la boca seca, oía mi voz horrible, fue todo muy emocionante”, relató.

Y aunque una noche an­tes había escrito un pequeño discurso en su teléfono, por si acaso, en el justo momen­to de subir al escenario olvidó el aparato y fue más espon­tánea, rescatando las ideas planeadas.

“Quise dedicarlo a las ac­trices y actores que en el camino han querido tirar la toalla, porque me han dicho tantas veces que no o que mejor una actriz taquillera porque nadie te conoce, que luego piensas ‘mejor ahí mue­re’. Luego lo dediqué a toda la gente que me apoya y me quiere, mi fa­milia y amigos.

“Me hubiera gustado saber que podía hablar más tiempo y haber di­cho que Oso polar era la primera pelí­cula hecha con un iPhone, que no fuera descalificada por eso.

“Que este premio sea una motivación para actores y ac­trices, para jóvenes cineastas que quieran contar una histo­ria, para que lo hagan”, desta­có Toussaint.

Otro de los regalos de la noche fueron los comenta­rios hacia su trabajo en esta película —en la que comparte créditos con Humberto Busto y Cristian Magaloni—, que tie­ne como tema fundamental el bullying.

“Muchas personas me di­jeron que me odiaron en mi personaje, lo cual es un bonito piropo.

“Es interesan­te porque Flor es la bulleadora de la pe­lícula. Me pregunta­ban si el bullying deja. Sí, cuando es una cuestión lúdica, sin lastimar al de enfrente, se vale. Si hay sufrimiento y do­lor, vale la pena poner un alto.

“México es un país bulea­do por el país vecino del nor­te y no hay que dejarnos. Ojalá este trabajao sirva para con­cientizar acerca del bullying”, expresó la actriz.

Verónica Toussaint agra­deció las muestras de cariño de sus compañeros, de su di­rector Marcelo Tobar, quien le envió mensajes desde Los Ángeles, así como de Tessa Ía, con quien compitió en la mis­ma categoría.

“Lo que es más bonito es que estos premios no los da la Academia, sino la comu­nidad cinematográfica. No presentía ganar, eran cinco opciones. Lo quería, pero no lo sabía. No te quieres hacer falsas expectativas, fue una sorpresa muy linda. Estaba feliz, me la pasé bomba todo el día.

“Estoy muy agradecida. Ojalá esto me permita se­guir haciendo cine. No quie­ro definirme, me gusta hacer todo, cine, teatro, televi­sión, conducción y si tengo la oportunidad de hacerlo en difererntes medios, quiero seguir haciéndolo”, concluyó la actriz Verónica Toussaint.