‘El Retorno del Jedi’, sus 35 años… y lo que no sabías de ‘Star Wars’

La franquicia Star Wars está de celebración y no únicamente por el estreno de la película de Han Solo, sino porque El Retorno del Jedi, el Episodio VI de la saga (Star Wars: Episode VI – Return of the Jedi), cumple 35 años desde su estreno.

Esta película, dirigida por Richard Marquand y considerada por muchos fans como la mejor del canon galáctico, marcó un antes y un después en la saga debido a sus impactantes acontecimientos aunque seguro que muchos fans (quizá) desconocen 15 secretos de la producción.

En un principio, Yoda, el gran maestro Jedi, no iba a aparecer en la película aunque George Lucas, tras una charla con un psicólogo infantil, incluyó el encuentro del Jedi verde con Luke Skywalker. El objetivo era que los seguidores más jóvenes asimilaran de alguna manera que Darth Vader era el padre del protagonista.

George Lucas, creador de Star Wars y director de la película, creó varios libretos falsos con el objetivo de evitar filtraciones. En uno de estos “guiones” Lando Calrissian era la persona a la que Yoda se refería en El Imperio Contraataca (Star Wars: Episode V – The Empire Strikes Back) cuando dijo: “No, hay otro”.

FINALES ALTERNATIVOS

Después de un largo encuentro, tanto Lucas como el guionista Lawrence Kasdanconsideraron que el final de la cinta sería en el planeta Had Abbadon, supuesta capital del Imperio, en lugar de Endor. ¿Alguien se imagina un Star Wars sin los adorables y peludos Ewoks?

Otro de los posibles finales que se descartaron consistía en un gran enfrentamiento en Kashyyyk, en el que Chewbacca haría equipo con sus congéneres Wookies.

Los Ewoks, además de ser pequeños grandes guerreros son unos expertos en no pestañear. Los diseñadores de vestuario de la cinta intentaron en vano crear máscaras con ojos parpadeantes. Más tarde en 2011, para el lanzamiento de la versión Blu-ray, Lucas agregó mediante CGI los esperados pestañeos.

En realidad, durante la producción no se pronuncia ni una sola vez la palabra Ewok. Así como tampoco el nombre de Palpatine, al que se define simplemente como El gran emperador.

Originalmente, el sable láser de Luke era de color azul en las primeras imágenes de la película. Al final, el realizador lo cambió a verde para dejar claro que el Jedi había construido una espada nueva después de perder la azul en Ciudad Nube, tras la traición de Lando.

El retorno del Jedi es la única película en la que Darth Vader no estrangula a otro personaje con el poder de la fuerza, aunque Lucas quiso incluir semejante secuencia.

Nien Nunb, aquel copiloto de Solo con una cara un tanto particular, no habla un extraño idioma alienígena sino un dialecto de Kenia conocido como Haya. Además, el encargado de poner semejante voz fue el estudiante keniata Kipsang Rotich.

Al rodar las escenas finales de Endor, en el Bosque Nacional de Redwood, California, los miembros del equipo tuvieron que acompañar a Chewbacca (Peter Mayhew) para que los vecinos lo le confundieran con el mítico Bigfoot.

Cuatro actores fueron necesarios para dar vida a Darth Vader en el Episodio VI. James Earl Jones le puso voz, Sebastian Shaw interpretó al desenmascarado villano y David Prowse y Bob Anderson se metieron dentro del mítico traje oscuro en diferentes escenas.

Tal y como reflejan las cintas de Star Wars, Darth Vader es la mano derecha de Palpatine aunque eso no pudo ser así en cierto momento. Uno de los borradores del guion establecía a Moff Jerjerrod, comandante de la segunda Estrella de la Muerte, como mano derecha de Palpatine, hecho ante el que Darth Vader le asesina.

Quizá este es uno de los secretos más oscuros de este filme. Harrison Ford, quien dio vida a Han Solo, le pidió a Lucas que matara a su personaje, algo que no terminó sucediendo hasta El Despertar de la Fuerza (Star Wars: Episode VII – The Force Awakens) a manos de su hijo Kylo Ren. Cosas de familia.

Sí, estamos hablando del fallecimiento de Boba Fett, aquel cazarrecompensas que cobró una gran popularidad entre los seguidores y que finalmente tendrá una película en solitario. En El Retorno del Jedi, Fett muere al ser engullido por el Sarlacc después de encenderse accidentalmente el jet pack que lleva a la espalda. Más tarde en 2004, un Lucas arrepentido quiso incluir una escena adicional en la versión DVD en la que Fett escapara del Sarlacc.