El primer acto oficial de los duques de Sussex

Después de haber protagonizado la boda del año el pasado 19 de mayo, el príncipe Harry y Meghan Markle aplazaron su luna de miel para asistir al primero de los festejos que enmarcarán el cumpleaños del príncipe Carlos, el próximo 14 de noviembre.

Meghan demostró una gran complicidad con sus suegros.

Alrededor de 6 mil personas se reunieron en el palacio de Buckingham para celebrar y disfrutar de deliciosos sándwiches, pasteles y té en honor al príncipe Carlos.

Camilla y Meghan parecían muy divertidas con algo que sucedía…

Y Meghan no pudo contener la risa. Aparentemente, una abeja interrumpió el discurso de Harry… “Lo siento, esa abeja me persigue”, dijo el simpático príncipe con el humor que lo caracteriza y pidiendo disculpas, lo que provocó las risas de los presentes, así que suponemos que fue en ese momento que captaron a su guapa esposa.

Este fue la primera fiesta de jardín para Meghan, quien eligió un vestido en color rosa antiguo, de Goat, modelo Flavia, con paneles delicadamente transparentes con los bordes de las mangas y el cuello con aplicaciones a tono. El sombrero es de Philip Treacy y el bolso de Wilbur & Gussie.

El cabello lo llevó recogido con un chignon bajo y envuelto con su propio cabello. Resaltan también sus pendientes de diamantes en forma de rosa, de Vanessa Tugendhaft, modelo Idylle La Rose.

Meghan lució sus anillos de compromiso y de matrimonio.

Tanto Harry como Meghan lucían guapísimos y esta es la primera vez en la que los presentes debían referirse Meghan como Su Alteza Real y los invitados debían hacerle reverencia y llamarla Ma’am (señora).