Tras la polémica, el papá de Meghan Markle no irá a la boda real

Después de que el Palacio de Kensington confirmara que sería el padre de Meghan Marklequien la entregaría en el altar del día de su boda con el Príncipe Harry, las cosas ha cambiado inesperadamente. A días de que el padre de la novia tuviera que llegar a Reino Unido para reunirse con su hija y poder conocer a la Familia Real, medios estadounidenses reportan que Thomas Markle ya no hará el viaje y que no aparecerá en la boda real.

El conflicto se ha dado días después de que se dieran a conocer unas fotografías en las que se veía a Thomas Markle en Rosarito, México –lugar en el que reside- leyendo unas notas en un café internet sobre su hija y haciéndose medidas para un traje antes de la boda. La serie de imágenes lo mostraban preparándose para el gran día, pero una semana antes del gran día el Mail on Sunday daba a conocer que en realidad se trataba de un montaje y que había recibido una importante suma de dinero por posar para el paparazzi en una sesión totalmente producida. Todo esto descubierto por las cámaras de seguridad del lugar.

Según declaraciones dadas a TMZThomas Markle ha decidido no asistir a la boda real tras verse involucrado en esta polémica. La publicación estadounidense reporta que el director de iluminación retirado no tenía intensión de lastimar a su hija o a la Familia Real con el acuerdo al que llegó con la agencia de fotografías que le tomó las fotos previas a la boda, que tenía sus propias razones para hacerlo pero que la principal no era el dinero. Ha dicho que el último año ha sido seguido por paparazzis que lo han capturado en las circunstancias menos favorecedoras y está especialmente preocupado por la imagen que se ha proyectado de él.

Desde el anuncio de la relación de Meghan con el Príncipe Harry, le han ofrecido entre 50,000 y 100,000 dólares por entrevistas, pero siempre ha dicho que no, según reporta TMZ. Y aunque confirma que en esta ocasión recibió dinero a cambio de las fotografías, la suma no es ni cercana a la que se reportaba el fin de semana. Sobre esto, un vocero del Palacio de Kensington ha dicho: “Este es un momento profundamente personal para la señorita Markle a días de su boda. Ella y el Príncipe Harry piden una vez más comprensión y respeto para la señorita Markle en esta difícil situación”.