Meghan Markle habría escrito su diario en un blog anónimo

“Ven a leer sobre la chica con tetas mágicas”: El diario secreto de Meghan Markle ha sido revelado, mientras es expuesta como la autora anónima de un blog revelador, en el que se describía a sí misma como una actriz luchando por alcanzar el estrellato.

El diario anónimo de Internet fue intrépidamente sincero. Escrito en un estilo confesional, su autora, una aspirante a joven actriz de Hollywood con un gran ojo para los detalles, relató sus triunfos y tribulaciones mientras “se apresuraba” en busca del estrellato, según publica el Daily Mail.

Algunas entradas expusieron el lado más oscuro de Tinseltown (Hollywood). Los directores de casting tiránicos y las ‘perras’ con las que competía por papeles, por ejemplo, y los productores duros que trataban al elenco como ‘show de ponys’, alistando a un médico para inyectarles vitaminas para que se mantuvieran en forma para el trabajo.

Ella puso al descubierto sus emociones de “montaña rusa”, que oscilaban de un lado a otro con éxito y fracaso.
Cuando pasó una audición, su confianza se disparaba y los tapones de champán estallaron; cuando la rechazaban, se pasaba el día “sollozando en la cama con una botella de vino y una caja de galletas”.

Luego estaban las indignidades dificultades financieras que sufría mientras buscaba el reconocimiento.

“Tuve que congelar mi afiliación sindical, pedir prestado dinero, hacer trabajos que odiaba, soportar que me trataran como si fuera un set, besar a los actores con aliento maloliente y llorar durante horas porque tendría que hacerlo de nuevo”, escribió.

La joven actriz también describió, en términos menos que delicados, lo incómodo que era representar una escena de amor con un actor cuyas pasiones se habían desbordado con él.

Claramente, no podía arriesgarse a poner su nombre en un blog tan francamente sincero, que apareció por primera vez en enero de 2010 y se convirtió en una lectura obligada para los actores novatos, según un sitio web de la industria del entretenimiento. Hacerlo habría sido equivalente a cometer un suicidio profesional.

Así que simplemente se llamó a sí misma “The Working Actress” y usó una silueta de una silla de director vacía como su logotipo, negándose a identificarse incluso cuando los canales noticiosos principales comenzaron a clamar por entrevistarla.

Ella permaneció de incógnito y escribió su última publicación picante, en el verano de 2012, después de lo cual ella se desconectó de internet sin una palabra de explicación o de despedida.